El acompañamiento doctrinario

Las organizaciones religiosas mantuvieron el monopolio del acompañamiento doctrinario e ideológico del pueblo hasta la aparición de nuevas tecnologías de la difusión como la radio, el cine o la televisión (ahora Internet).
capture_03252007_135431
Cuando grandes conglomerados empresariales comenzaron a bombardear a las masas con imágenes e informaciones utilizadas en un primer momento para la promoción de las mercancías y servicios a través del proceso publicitario, inherente a la producción capitalista, la tecnología de púlpito, libro y culpabilidad, muy útil por otra parte, quedó obsoleta y las corporaciones religiosas fueron desplazadas a un ámbito secundario de influencia por parte de la oligarquía reinante, que ya no las consideraba tan efectivas para el control y explotación de clase.
clero
La ideología burguesa, producto de la oligarquía capitalista, difunde entre las masas la idea de que ni la religión, ni la información, ni el arte, ni la historia, ni las relaciones personales, ni el ocio, ni la fiesta, ni el sexo, ni el amor, ni por supuesto la producción pueden estar sujetos a control ni cortapisa alguna por parte de poder alguno. Serían pues libertades absolutas. Sin embargo, cuando los poseedores de los medios de producción y la propiedad, ven que se les escapan esas supuestas “libertades”, no dudan en utilizar la religión, el arte, la historia, la información, la fiesta, el sexo, el amor y lo que haga falta en atacar y destruir a sus oponentes de clase.
135_C

135_C

Los procesos políticos que se desarrollaron en América Latina durante la anterior década y que supusieron un avance significativo del poder popular y de la clase trabajadora están cayendo en Argentina y Venezuela gracias al monopolio mediático que la oligarquía ha seguido ejerciendo y que sólo ha sido contestado timoratamente por parte de una dirigencia popular demasiado imbuida de ideología burguesa y religiosa. Muy al contrario, se hizo lo correcto en la Unión Soviética, China y Cuba cuando se cercenó de raíz la influencia que medios de comunicación, religiones y publicidad precomunistas ejercían sobre el pueblo. Pero se cometió el error de no sustituirlas por nada o más bien, por un mecanismo muy pobre tecnológicamente, vehiculador de un único mensaje, demasiado evidente. Ello no fue óbice para que dichas estructuras de adoctrinamiento religioso fuesen respetadas, pero ahora ya sin la financiación y soporte del aparato del estado, lo que eliminó su función real. No obstante, se mantuvieron latentes y fueron utilizadas como reductos conspiratorios de influencia fundamental para la ulterior destrucción de la Unión Soviética gracias a la acción demoledora del Papa polaco Wojtila, un agente del imperialismo.
thatcher-reagan-juan-pablo-ii
La tecnología del acompañamiento doctrinario masivo surgida de los Estados Unidos al servicio de las corporaciones capitalistas era a la vez más ubicua, más presente y más insidiosa que los ritos de la corporación vaticana que acompañan el proceso productivo agrícola a lo largo del año, así como las diferentes etapas de socialización en la vida de la persona: nacimiento, entrada en la edad adulta, matrimonio y muerte, además de los recurrentes recordatorios y misas dominicales, funerales, festividades, etc. Qué no decir que del canto del almohedano SÓLO 5 veces al día. Sin embargo, el acompañamiento doctrinario de la moderna tecnología burguesa es prácticamente constante. Internet ha superado las ya elevadas expectativas que otorgaba la televisión. La presencia de la información vía teléfonos móviles es ahora CONSTANTE E ININTERRUMPIDA.
Valle_de_los_caidos jodido
Se ha reprochado desde la historiografía nacionalista filofascista vencedora los ataques que la Corporación Vaticana sufrió durante la II República Española (1931-1939), omitiendo que dichos ataques fueron en realidad muy anteriores, pues ya se dan desde la llamada Semana Trágica de Barcelona, verdadero prefacio de la gran guerra revolucionaria de 1936. Sin embargo, muy al contrario de lo que proclama el reformismo progresista, palafrenero de sus amos liberales, una acción revolucionaria legítima y consecuente no puede dejar de atacar y destruir las armas del enemigo que se le opone. Y una de las armas actuales de la burguesía, quizás la más poderosa, son los medios de comunicación. Su poder es tal que incluso se pensó que ellos solos eran capaces de sustituir, no ya a las corporaciones religiosas, sino también a las militares, en las invasiones imperiales de nuevo cuño llamadas “revoluciones de colores” o “primaveras árabes”. Con gran éxito hasta el fracaso en Siria, donde se tuvo que recurrir a la vieja herramienta de las tropas auxiliares mercenarias y se habla ya de intervención directa de ejércitos regulares.
3777680488_67ce4e29a3
El odio y los ataques que los revolucionarios españoles desarrollaron contra bienes y personal de la corporación vaticana eran bien entendidos como odio y ataques contra el estado y su oligarquía dominante y esclavista, que no dudó en apoyarse en la violencia más nihilista de la que pudo echar mano -antes el fascismo, hoy el yihadismo- para eliminar a sus enemigos de clase. El torpedeo que desde los elementos pequeño-burgueses de las fuerzas revolucionarias se realiza a dicha política resultan en lo que estamos viendo en Argentina y Venezuela y muy probablemente en masacres y purgas a gran escala sobre las estructuras de partido y clase que a buen seguro no respetarán.
Fusilamiento de Cristo
pray
obispo-santiago-franco3
arton777-0a357
1280px-Francisco_de_Goya_y_Lucientes_025
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s